Estudio

Miroslavo's Studio in Barcelona

Miroslavo tiene y siempre tendrá una identidad y presencia internacional. Fundada por Miroslav Stibůrek, un diseñador y artista checo que vive en Barcelona. Sus habilidades lingüísticas y su influencia multicultural lo llevan a colaborar con personas, empresas y organizaciones de todo el mundo, y esa es la dirección en la que le gustaría continuar.

Aunque nunca olvida de dónde viene y dónde están sus raíces, se expande a nivel internacional y globaliza su alcance.

Historia

La historia de Miroslavo comenzó cuando Miroslav Stibůrek fundó una sociedad de limitad el 3 de junio de 2014. Tenía 28 años en ese momento. Aunque su historia es relativamente corta, ya ha pasado bastante tiempo.

Como diseñador, ya estuvo muy involucrado durante sus años universitarios y fue freelancing para empresas como diseñador gráfico y web. Incluso cuando tenía 5 años, vendió sus dibujos a su abuelo y sus amigos. También construyó el Technics Lego para adultos o diseñó ropa que luego usó. Su talento artístico, técnico y empresarial manifestándose desde muy temprana edad.

En la edad adulta, sin embargo, le tomó un tiempo superar varias barreras de la vida y también redescubrir sus verdaderas pasiones. Pero con su naturaleza resistente y persistente, lo hizo y, con la ayuda de sus padres, fundó su compañía (originalmente con un nombre y una dirección diferentes). Su carrera como diseñador profesional realmente comenzó cuando ganó su primer premio internacional de diseño en 2016 y ganó su primer gran cliente. El sueño comenzó a realizarse.

El nombre

«Por supuesto, Miroslavo proviene de mi primer nombre, Miroslav, que en realidad era mi intención original. Pero cuando me mudé a Barcelona a fin de septiembre de 2016, comencé a pintar y desarrollar mi creatividad de una manera diferente. Aprendí que Miroslavo es español y  italiana alternativa para Miroslav. Este nombre cumplía todos los requisitos y capturó perfectamente mi identidad y influencía. Creó innumerables posibilidades para el futuro. La obra de arte se completó.» — Miroslavo